ESTO ES "NUESTRA ONDA"

Presentación

sábado, 21 de mayo de 2016

Vasijas Rotas

Bienvenid@s a Vasijas Rotas, 

un viaje en el tiempo para descubrir los aspectos más desconocidos de la Historia,
su lado más humano, las voces silenciadas en los tiempos.

Entra en la página de HISTORIA de este blog y encontrarás una serie de programas dedicados al apasionado mundo de la Historia





Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.

Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener ideas ideológicas, recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen en la entrada a la cárcel.

El domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos, y el domingo pasa. Didashkó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en la copa de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:

—¿Son naranjas? ¿qué frutas son?

La niña lo hace callar:

—Ssssshhhh.

Y en secreto le explica:

—Bobo, ¿no ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.




Ambientada en las islas Aleutianas, alrededor del año 7000 a.C, narra la terrible peripecia de Chagak, una joven cuyo pueblo de cazadores es aniquilado por un grupo de invasores sanguinarios. Chagak, se aventura al mar en una frágil embarcación. El destino la lleva al encuentro de Shuganan, un anciano que vive en soledad en una playa remota. Shuganan, que posee el don de tallar figuras humanas y animales y participa del poder de los espíritus, la acoge y protege. Sin embargo, muy pronto la tragedia vuelve a rondar la vida de Chagak: un joven y brutal cazador la posee por la fuerza y deja su simiente en las entrañas de la joven. Desesperados, Shuganan y Chagak cometen un acto extremo en defensa de sus vidas, sin imaginar las terribles consecuencias del mismo. No obstante, la presencia de Kayugh y su gente, un puñado de hombres y mujeres que han escapado de la catástrofe que devastó su aldea, da un vuelco inesperado a la atribulada existencia de Chagak...


No hay comentarios:

Publicar un comentario